sábado, 1 de diciembre de 2012

VAREADOR ELECTRICO DE ACEITUNA


Este año hemos estrenado esta máquina para la recogida de aceituna y quisiera dar mi opinión sobre ella. 

Se trata del vareador eléctrico Campagnola con cabezal Alice (el que se muestra en la foto).

Hay gran cantidad de modelos y marcas en el mercado, unos funcionan con motor de gasolina, otros con aire a presión y otros eléctricos, bien con batería de coche o bien con batería de litio en mochila creada expresamente para la máquina (estos últimos los más caros).  Sobre las especificaciones técnicas de todas ellas hay mucha información y vídeos en la red.

Según los olivareros más experimentados las mejores máquinas del mercado son la Olivium de Pellenc, la Electroliv y la Zanon, pero con un coste de adquisición y mantenimiento bastante más elevado que ésta. Yo he barajado entre esta y la Benza (con muy buenas críticas en los foros de internet y de un coste similar, cerca de 900 €). Me decidí por la Alice porque tiene el motor abajo de la pértiga lo que le hace ser menos pesada en el trabajo y está más protegido contra golpes y suciedad, además dispone en su doble cabezasl de diez dientes cortos entre los doce largos que facilitan mucho la recogida de aceituna pequeña como la arbequina e incluso la verde. Como se ve en la imagen anterior, yo he optado por retirar los dientes cortos ya que tengo aceituna grande, madura y de fácil caida y de esta forma se facilita la entrada del cabezal entre las ramas y el acceso a las aceitunas más escondidas. Esto de retirar los dientes cortos lo leí en un foro de olivareros expertos a un chaval que creo que es de Granada y la verdad es que estoy agradecido por su consejo.


La máquina funciona con cualquier batería de coche y dispone de un cable de 15 metros de longitud que hace posible la recolección de varios árboles sin mover la batería. Tiene una pértiga extensible que alcanza los 2,5 mts. de altura, más la altura del operario. 

Esta batería de 44 amp. me duraba dos mañanas (unas 8 horas) sin tener que recargarla; eso sí, contando con las pausas para extender toldos, moverlos y recoger la aceituna. 


video

La máquina es muy ligera de peso y sus dientes muy resistentes (a mí no se me ha roto aún ninguno y les he dado bastante "matraca" contra las ramas). El movimiento de vibración de esta máquina es muy característico porque además de mover los dientes de arriba hacia abajo, los peines hacen un movimiento oscilatorio que facilita la caida de toda la aceituna hacia abajo.

video

Cuando se trata de recoger las faldas del árbol la técnica más efectiva es la del peinado hacia abajo que lanza pocas aceitunas fuera de los toldos y daña menos las ramas. En cambio, cuando de lo que se trata es de coger las copas, cuyo peinado se hace más complicado, lo interesante es entresacar sucesivamente el cabezal propiciando el alcance de las aceitunas con los dientes (un movimiento de mete y saca, vamos).

video

La recolección es prácticamente total, sin dejar frutos en el árbol, aunque esto depende de la meticulosidad del operario.La máquina no suele hacer demasiados daños en las ramas del árbol aunque, si uno se empecina en derribar alguna aceituna aislada junto a las ramas madre de los tallos fructíferos, el número de tallitos derribados aumenta considerablemente. Las rozaduras en las cortezas verdes también aumenta mucho en este caso. También he leido en algún foro de la red que es muy aconsejable forrar los dientes con microtubo de riego para minimizar las heridas al árbol. Se trata de afinar la técnica con la práctica y evitar dichos daños, aunque yo pienso seguir el consejo del amigo Hortelano de Córdoba y dar un pase con oxicloruro de cobre en cuanto termine la recolección.

El rendimiento de trabajo, en mi caso, ha sido de unos 600 kgs. por mañana (unas 4 horas), pero tengo que aclarar que se trataba de aceituna de gran calibre, hojiblanca bien favorecida por las últimas lluvias, no se trata de la que aparece en los vídeos, picual algo más pequeña. Supongo que en olivos arbequinos, o con aceituna verde o sin buena poda el rendimiento de recolección se reduce.

En general, el balance precio-prestaciones de la máquina pienso que es muy positivo y si no que se lo pregunten a mi hijos y mi mujer que se están librando este año de varios dias de ordeño, aunque ella sí ha colaborado mucho en el extendido y recogida de toldos.

Seguro que me dejo algo en el tintero, o mejor en el teclado, si se me ocurre algo más haré algún añadido.