lunes, 2 de mayo de 2011

VIRUS DEL MOSAICO DE LA HIGUERA

Tengo catorce o quince higueras en la finca y me desanima bastante el hecho de que algunas están infectadas con el virus dichoso. Ya se sabe que los virus no tienen solución y lo más probable es que, con el tiempo, acaben todas igual.

En todas las fotos se pueden apreciar bien los síntomas, que aparecen con más virulencia en primavera.

Hace años, pensaba que no se trataba de un virus sino, más bien, de algún tipo de carencia en la higuera porque cuando las regaba en abundancia y con un poco de abono y micronutrientes la higuera se reponía y los síntomas del virus casi desaparecían.

Con el tiempo me he informado mejor y ahora sé que es una característica de esta enfermedad. Otras características son que, como he dicho antes, se manifiesta con más fuerza en los brotes de primavera y en plantas con algún tipo de estrés (falta de suelo, de agua o de nutrientes).

Pero lo que más me interesa es que no afecta, o al menos yo no lo he detectado, a la calidad y cantidad de los frutos.

Es muy posible que todos los ejemplares que tengo estén infectados aunque, según parece, se manifiesta más en unas variedades que en otras. Es probable, porque tengo una variedad a la que aún no le he visto síntomas.

Parece ser que este virus no lo trasmite ningún insecto sino que se va propagando junto con el material de propagación de la variedad (estacas, yemas de injerto) y con las herramientas de poda.

Otra característica de este virus es que en verano, con calores altas, entra en un estado latente y no afecta a los brotes y crecimientos que la planta tiene en esas fechas. Por ello, buenos riegos en verano le propician el crecimiento vegetativo necesario para el desarrollo de la planta y el engorde y maduración del fruto.

Una planta joven, procedente de un injerto, muy afectada.

En este caso el injerto portaba el virus pero resulta que la yema para el injerto la saqué del mismo pie, sin imaginar que lo tenía.

Tenía una higuera casi centenaria muy buena (higos de reyes) pero el tronco estaba, casi por entero, taladrado por el barrenador y le pronosticaba pocos años de vida. Así que decidí practicar un injerto del mismo ejemplar en una de sus "sierpes". Cuando salió el injerto y creció durante un año, corté el tronco viejo para favocer el desarrollo de la nueva rama. Pero miren que pinta tiene este año.

Especifico que practiqué el injerto porque no sabía si la higuera antigüa había sido propagada por estaca o por injerto, con lo cual no tenía seguridad de a qué variedad pertenecía la sierpe. Y ese ejemplar no mostraba síntomas de la enfermedad.


Aquí tengo síntomas en otra higuera, esta vez de la variedad que conocemos aquí como "de pascua".

Decir que, como mal menor, se puede convivir con este virus que, probablemente, sea mucho más viejo que la humanidad y, sin embargo, siguen existiendo las higueras.









11 comentarios:

  1. En mis higheras tambien he visto unos sintomas similares desde hace unos 3 años, se parecen a los de la tercera foto, las hojas no se ven deformes, solo un mosaico de colores mas claros y oscuros. Ya sospechaba yo que podria tratarse de algun virus, pero yo por aqui no lo habia visto nunca.
    Por cierto, ese hongo del que hablamos que afectaba a los nisperos, no veas el daño que esta haciendo con estas lluvias, se ha multiplicado, ¡Que lastima!

    ResponderEliminar
  2. Otra cosilla, conozco a un agricultor que tiene unos perales de San Juan y todos los años tiene el mismo problema, a las perillas le salen unas manchas oscuras en la piel, son circulares y de solo 2 o 3 mm., se pueden comer y no se llegan pudrir pero le quitan toda la vistosidad y no tienen venta. ¿conoces tu algun caso parecido?

    ResponderEliminar
  3. Mi zona es bastante seca y no suele haber mucha humedad en primavera. Si en la vuestra sí la hay pudiera tratarse del moteado del peral. Es un hongo que se controla bien con el Folicur de forma preventiva (como todo). Es parecido al de los nisperos pero éste se controla con tratamientos también preventivos de mancozeb.

    En todos los casos de ataques fúngicos en frutales es muy conveniente retirar y destruir los frutos afectados.

    Es lo que pienso.

    ResponderEliminar
  4. La mancha en los nísperos y, por lo que comentáis también en los perales, es fácil de eliminar, pero en su tiempo. En nuestra zona, Almuñécar, Jete y Otívar, se combate con un producto muy eficaz, se llama Score. Se debe de hacer una aplicación al árbol después del verano, otra para Navidad y la última quince días después. En las aplicaciones se debe de empapar bien tanto las hojas como las ramas y los troncos.

    ResponderEliminar
  5. Rectifico lo dicho, las hojas si salen algo deformes.

    Tambien me ha parecido ver algo parecido en las parras, ¡estamos apañaos!

    ResponderEliminar
  6. tengo una planta de higos negros, tiene ya unos 34 años, produce abundantes y grandes, pero quiero saber x sus ramas se rajan y luego se abren mas y con el tiempo esa parte se va secando como apolillada, es normal o esta enferma??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy seguro, pero el rajado puede deberse simplemente al crecimiento ya que, por lo que comentas, parece que tiene agua en abundancia (higos abundantes y grandes). Yo me preocuparia de aplicar algún producto insecticida, junto con un fungicida, de vez en cuando en el tronco para evitar que los insectos aprovechen las rajas para introducirse en su corteza. Existen diferentes polillas fitófagas que minan la madera de las higueras.

      Eliminar
  7. ¿El virus se puede transmitir por la tierra? Por que yo tenia una higuera con este virus y se arranco y se puso otra y parece que tiene el mismo virus.

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Mucha agua y abono y evitarle el estrés para minimizar los síntomas pero el virus no se cura y puede llegar por insectos vectores o incluso por el aire. Creo.

      Eliminar